Subscribe Now

Trending News

CUIDADO INFANTIL EN DESASTRES

Introducción | Cuidado Infantil en Desastres | Banda Ancha en la Educación | Salud Mental y Bienestar | Refugios de Emergencia y Seguridad de Viviendas | Seguridad Alimentaria y Pobreza | Resumen

Cuidado Infantil en Desastres: Resumen Ejecutivo

El cuidado de niños es un servicio crítico que se brinda a las familias trabajadoras, pero la provisión de cuidado de niños actualmente requiere una serie de exenciones ad hoc en la legislación de emergencia para continuar con la prestación de servicios de manera segura cuando ocurren desastres. Si bien la seguridad es necesaria, los diversos requisitos y procesos para la reapertura pueden provocar retrasos y cargas adicionales para los proveedores de cuidado infantil. Sin el apoyo adecuado para mantener o reabrir los programas de cuidado infantil durante o después de las emergencias, las familias trabajadoras tienen dificultadades para volver al trabajo y la normalidad. La economía no puede volver efectivamente a la normalidad si los padres no pueden regresar al trabajo. Los responsables de la toma de decisiones pueden mejorar estos desafíos apoyando políticas que eleven los servicios de cuidado infantil como negocios esenciales, similar a la esencialidad de los servicios alimentarios o los servicios públicos.

¿Qué dicen las comunidades?

Desplácese hacia la izquierda o derecha para ver lo que dicen las comunidades en todo Estados Unidos sobre el cuidado infantil y los desastres en su área.

Enfoque en: Condado de New Hanover, Carolina del Norte

Los centros de cuidado para niños en el condado de New Hanover y en otras comunidades se han enfrentado a la presión de reabrir teniendo que cumplir con los nuevos y estrictos requisitos de salud y seguridad por el COVID-19, a pesar de haber perdido una cantidad significativa de ingresos durante la primera ola de la pandemia. El 30 de marzo de 2020, el estado de Carolina del Norte obligó a todos los establecimientos no esenciales a cerrar, lo que provocó una pérdida significativa de ingresos. Los centros de cuido podían permanecer abiertos, pero con una capacidad extremadamente limitada, aceptando exclusivamente a hijos de trabajadores esenciales, lo que obligó al cierre de muchos centros cuya clientela no incluye trabajadores esenciales. El 8 de mayo, muchos trabajadores no esenciales regresaron a sus puestos de trabajo, pero los centros de cuido permanecieron cerrados para todos los trabajadores no-esenciales durante dos semanas más. Los requisitos para la reapertura del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS) condicionaba la reapertura a completar una solicitud detallando las pautas de salud y seguridad para combatir futuros brotes del virus. [i] Estos requisitos agravaron las dificultades existentes, considerando los ajustes hechos para limitar los horarios del personal en respuesta a los recortes presupuestarios. En muchos casos, si optaban por regresar al trabajo, los trabajadores de cuidado infantil en el condado de New Hanover no podrían sobrevivir con un salario limitado y perderían beneficios críticos del programa de desempleo. A fines de mayo de 2020, los centros enfrentaban escasez de ingresos y personal, incluso cuando el estado solicitaba la reapertura de los servicios a todos los hogares con cuidadores que regresaban al trabajo. [ii]

Un factor de estrés adicional en este sector es la posibilidad de casos positivos de COVID-19 en los centros. Estos deben incurrir en costos para mantener entornos seguros y así minimizar la transmisión entre el personal y los niños, pero los trabajadores de la industria del cuidado infantil no están protegidos como «trabajadores en mayor riesgo» en la legislación (incluida la Ley H.R.6559 COVID-19 de protección de todos los trabajadores de 2020). Los centros de cuidado infantil no pueden garantizar que todas las familias que envían a sus niños a los centros tomen todas las precauciones adecuadas para reducir el riesgo de contraer el coronavirus en el hogar. Estas incertidumbres y la falta de apoyo a los centros han llevado a muchos padres y cuidadores a optar por no utilizar los servicios de cuidado. Además, las empresas privadas y el sector público no han logrado establecer licencias pagadas de forma generalizada para todos los padres y cuidadores que no desean o no pueden llevar a sus hijos a centros de cuidado infantil durante la pandemia, lo que ha obligado a muchas familias a elegir entre el cuidado de los niños o el trabajo remunerado.

Antes de la pandemia de COVID-19, se otorgaban subsidios gubernamentales a ciertos tipos de establecimientos de cuidado infantil de New Hanover semanalmente. Sin embargo, al inicio de la pandemia, este intervalo se extendió a cada 45 días. La creciente presión financiera sobre el sector del cuidado infantil creó condiciones que hizo imposible que los centros se adaptaran a los cambios necesarios en el funcionamiento. Además, los establecimientos de cuidado infantil lucharon para reescribir rápidamente sus presupuestos en momentos de mucha incertidumbre y para compensar los costos adicionales, como la banda ancha, porque dependen en gran medida de sus financiadores para la aprobación de ajustes presupuestarios críticos. Algunos centros de cuidado infantil en el condado de New Hanover no estaban autorizados a utilizar sus fondos de manera flexible en respuesta a la crisis que estaban viviendo, ya que estaban sujetos a restricciones de fuentes específicas de financiamiento.

Las fuentes de financiamiento que están fuera del estado continúan tomando decisiones críticas para las instituciones del condado, incluidos los requisitos relacionados con el financiamiento de determinadas organizaciones o programas, que no satisfacen las necesidades de los centros de cuidado infantil del condado de New Hanover. Estas decisiones críticas, que tienen un impacto en la continuidad de las instituciones que atienden niños en todo el estado, se toman sin el considerar la opinión de la comunidad, lo que es muy necesario para elaborar políticas efectivas a nivel local.

Cierres por COVID-19 y el Cuidado Infantil en Carolina del Norte

Esta línea de tiempo muestra que en Carolina del Norte hubo una brecha de dos semanas en que muchos trabajadores tuvieron que regresar a sus empleos, sin tener acceso a servicios de cuidado infantil dado que seguían cerrados. Al mismo tiempo, era necesario tomar medidas adicionales para los niños en edad escolar, ya que las escuelas permanecen cerradas. Brechas como esta crean dificultades financieras y estrés para los hogares en todo Estados Unidos, pero podrían mitigarse si los servicios de cuidado infantil tuvieran el apoyo necesario para reabrir junto con establecimientos esenciales.

Satisfaciendo las Necesidades de los Niños en Estados Unidos

Las políticas gubernamentales actuales en los poderes legislativo y ejecutivo son inconsistentes en el apoyo a las necesidades del sector de cuidado infantil. FEMA destaca los proveedores de cuidado infantil como un «establecimiento crítico«, pero solo en términos de infraestructura, excluyendo los servicios. [iii] En la actualización más reciente del Marco Nacional de Respuesta a desastres, la Función de Apoyo de Emergencia # 6 – Mass Care clasifica el cuidado de niños como «apoyo esencial para la comunidad«, pero las 6 instancias de servicios de cuidado infantil se encuentran dentro del ámbito de las ONG participativas, lo que significa que no cuentan con apoyo ni mandato gubernamental más que a través de memorandos de entendimiento. [iv] La Ley de Cuidado Infantil es Esencial» (Childcare is Essential Act”, S.3874 y HR7027) es una propuesta del Congreso para elevar esta industria y proteger su esencialidad, que cuenta con apoyo bipartidista, aprobada por la Cámara en julio de 2020 luego de ser presentada al Senado en junio. 

Como resultado de la legislación actual a nivel nacional y estatal relacionada con el cuidado infantil, el acceso a los servicios de cuidado infantil se distribuye de manera desigual entre razas y niveles socioeconómicos. Los adultos negros e hispanos que trabajan con un nivel de ingresos de subsistencia enfrentan enormes dificultades para adaptarse a las restricciones económicas que devienen de la pérdida de los servicios de cuidado de los niños, lo que agrava la escasez de este servicio esencial en los conocidos “desiertos de cuidado de niños”. [v] Este problema no solo afecta la rapidez y eficacia con la que el país puede reabrir y recuperarse económicamente después de la pandemia, sino que también amplifica las desigualdades en ingresos y educación, además de representar retrocesos en la lucha por la equidad racial y geográfica, mientras provoca una disminución masiva del número de mujeres en la población de trabajadoras remuneradas. [vi] 

Políticas efectivas en el sector de cuidado infantil a nivel nacional y estatal podrían mitigar las dificultades que enfrentan muchas familias en todo el país, sin embargo, actualmente no ayudan a las familias trabajadoras. La familia trabajadora típica con un niño pequeño gastó al menos $12,000 en cuidado de niños en 2015, mientras que los subsidios para el cuidado de niños a nivel federal y estatal solo ayudan a uno de cada seis niños que necesitan apoyo. [vii] [viii] De manera similar, la industria del cuidado infantil, que llega a los $99 mil millones, continúa hundiendose durante el COVID-19; la Ley CARES incluyó solo $3.5 mil millones para el uso de emergencia de las Subvenciones en Bloque para el Cuidado y Desarrollo Infantil (Childcare and Development Block Grants) para frenar los efectos secundarios del COVID-19 en los proveedores de cuidado infantil. [ix] Posteriormente, en mayo de 2020, la Ley de Soluciones de Emergencia Ómnibus para la Recuperación Económica y Salud (Health and Economic Recovery Omnibus Emergency Solutions (HEROES) Act) aprobada por la Cámara, entregó otros $57 mil millones. El proyecto de ley de gastos generales que incluía un paquete de ayuda adicional por COVID que se aprobó en diciembre de 2020 asignó $11 mil millones adicionales para apoyar el cuidado infantil, principalmente a través de Subvenciones en Bloque para el Cuidado y Desarrollo Infantil. [x] Desafortunadamente, estos fondos destinados a los estados no han sido suficientes para prevenir que el 40% de los centros de cuidado cierren bajo una inmensa presión económica. [xi] 

 

Recomendaciones

  • Abogar por que las instituciones que atienden a los niños se consideren negocios esenciales como punto de referencia para la recuperación económica.
  • Ajustar las regulaciones estatales de financiamiento para adaptarse a la flexibilidad necesaria para las instituciones que atienden a niños cuando se declara una emergencia.
  • Establecer protocolos para proteger a los trabajadores de cuidado infantil como «en mayor riesgo» para garantizar que los programas de cuidado infantil tengan suficiente personal antes de reabrir.

 

____

[i] NC Department of Health and Human Services. (2020, March 23). ChildCareStrongNC Public Health Toolkit. Retrieved from https://files.nc.gov/covid/documents/childcare/NC-Interim-Guidance-for-Child-Care-Settings.pdf.

[ii] Georgetown University Center for Global Health Science and Security (GHSS). (2020). COVID AMP Data Access: North Carolina. COVID AMP: Analysis and Mapping of Policies. Retrieved from https://covidamp.org/data?type=policy&filters_policy=%7B%22country_name%22%3A%5B%22United+States+of+America+%28USA%29%22%5D%2C%22area1%22%3A%5B%22North+Carolina%22%5D%7D.

[iii] Federal Insurance and Mitigation Administration. Critical Facilities and Higher Standards. FEMA Media Library. Retrieved from https://www.fema.gov/media-library-data/1436818953164-4f8f6fc191d26a924f67911c5eaa6848/FPM_1_Page_CriticalFacilities.pdf.

[iv] US Department of Homeland Security. (2019, October 28). National Response Framework [Ebook] (4th ed.). https://www.fema.gov/sites/default/files/2020-04/NRF_FINALApproved_2011028.pdf.

[v] Godoy, M., & Wood, D. (2020, May 30). What Do Coronavirus Racial Disparities Look Like State by State?. National Public Radio (NPR). https://www.npr.org/sections/health-shots/2020/05/30/865413079/what-do-coronavirus-racial-disparities-look-like-state-by-state.

[vi] Jessen-Howard, S., & Workman, S. (2020, April 24). Coronavirus Pandemic Could Lead to Permanent Loss of Nearly 4.5 Million Child Care Slots. Center for American Progress. Retrieved from https://www.americanprogress.org/issues/early-childhood/news/2020/04/24/483817/coronavirus-pandemic-lead-permanent-loss-nearly-4-5-million-child-care-slots/.

[vii] Malik, R. (2019, June 20). Working Families Are Spending Big Money on Child Care. Retrieved from https://www.americanprogress.org/issues/early-childhood/reports/2019/06/20/471141/working-families-spending-big-money-child-care.

[viii] Office of the Assistant Secretary for Planning and Evaluation | U.S. Department of Health & Human Services. (2019). Factsheet: Estimates of Child Care Eligibility & Receipt for Fiscal Year 2016. Retrieved from https://aspe.hhs.gov/system/files/pdf/262926/CY2016-Child-Care-Subsidy-Eligibility.pdf.

[ix] Bedrick, E., & Daily, S. (2020, June 8). States Are Using the CARES Act to Improve Child Care Access during COVID-19. Child Trends. Retrieved from https://www.childtrends.org/publications/states-are-using-the-cares-act-to-improve-child-care-access-during-covid-19#:~:text=The%20Coronavirus%20Aid%2C%20Relief%2C%20and,and%20Development%20Fund%20(CCDF)%20requirements.

[x] House Committee on Appropriations (2021, January). H.R.133 Division-by-Division Summary of COVID-19 Relief Provisions. United States House of Representatives. Retrieved from https://appropriations.house.gov/sites/democrats.appropriations.house.gov/files/Summary%20of%20H.R.%20133%20Coronavirus%20Relief%20Provisions.pdf

[xi] Bell, L. (2020, May 14). Child centers say they’re still in need as they reopen to working parents. EdNC. Retrieved from https://www.ednc.org/child-care-centers-reopen-working-parents-advocate-more-relief/.

 

Actualizado por última vez: 24 de enero, 2021

 

‹‹ Atrás Próximo ››