Subscribe Now

Trending News

BANDA ANCHA PARA LA EDUCACIÓN DURANTE EL COVID-19

Introducción | Cuidado Infantil en Desastres | Banda Ancha en la Educación | Salud Mental y Bienestar | Refugios de Emergencia y Seguridad de Viviendas | Seguridad Alimentaria y Pobreza | Resumen

Banda Ancha en la Educación: Resumen Ejecutivo

La pandemia del COVID-19 ha hecho de la banda ancha, o Internet de alta velocidad, un servicio cada vez más necesario para muchas familias, ya que las escuelas han hecho la transición a plataformas en-línea y las organizaciones públicas han cerrado. Desafortunadamente, muchos estadounidenses en áreas rurales viven en “zonas muertas” de Internet donde están desconectados del acceso al aprendizaje y la información crítica durante los desastres. La falta de conectividad puede deberse a la falta de infraestructura de banda ancha, la disponibilidad limitada de la red, los costos prohibitivos del servicio y la falta de conocimiento sobre cómo adquirir el servicio en medio de prácticas de contratación complicadas. En segundo lugar, también existen desafíos de tener los dispositivos adecuados para conectarse al internet, incluso cuando el servicio está disponible. Los modos de comunicación y el acceso a la banda ancha para la educación deben expandirse de inmediato para cerrar la “brecha de las tareas escolares” y promover el acceso igualitario a la educación para todos los niños, así como un acceso generalizado a la información durante los desastres.

¿Qué dicen las comunidades?

Desplácese hacia la izquierda o derecha sobre la figura más abajo para ver lo que dicen las comunidades en Estados Unidos sobre el acceso a banda ancha y desastres en su área.

Enfoque en: Áreas rurales en el condado de Robeson, Carolina del Norte y las regiones de Mayagüez y Humacao en Puerto Rico

Incluso con los recursos de la Ley CARES y la subsecuente legislación sobre desastres, existen grandes “zonas muertas” de Internet en todo el condado de Robeson en Carolina del Norte y en Puerto Rico, una brecha que crece aún más cuando se considera el acceso a Internet de banda ancha de alta velocidad, en particular. En el condado de Robeson, más del 14% de los hogares no tiene acceso a banda ancha debido a la falta de prestación de servicios en las zonas rurales. En Puerto Rico, el 14,4%% de los hogares de la región de Mayagüez y el 36,8% de los hogares de la región de Humacao no tienen acceso a internet de banda ancha de alta velocidad. Desafortunadamente, la infraestructura es frágil y después del huracán María, los residentes de Mayagüez y Humacao y las regiones más amplias no tuvieron acceso a Internet durante más de 4 meses. [i]

El Wi-Fi en estas áreas también es caro en comparación con los ingresos que reciben las familias en promedio. En Puerto Rico, la frágil infraestructura de Internet resulta en un servicio poco confiable, por lo que el 64% de los hogares deciden no contratar servicios de Internet al comparar el valor del servicio con otros gastros esenciales que deben hacer los hogares. De manera similar, muchas familias en el condado de Robeson no tienen cientos de dólares para asignar mensualmente al acceso de banda ancha al considerar los costos de necesidades como alimentos y vivienda.

Los miembros de las comunidades comentaron que, en 2019, muchos estudiantes no pudieron completar sus tareas en-línea o no tuvieron acceso a la tecnología en sus hogares, incluso si pudieron conectarse a Internet en la escuela. Casi el 40% de los hogares puertorriqueños no tienen computadora. Algunos niños en el condado de Robeson son criados por sus abuelos o tienen padres que son trabajadores esenciales, y los maestros no están capacitados en el uso de tecnología para ayudar a sus estudiantes a participar de manera efectiva en la educación virtual. Esto hace que sea más difícil identificar problemas de accesibilidad y responder a las necesidades educativas de los estudiantes.

Debido a la cantidad de «zonas muertas» de Internet y las distancias entre los miembros de la comunidad en el condado rural de Robeson, también puede ser difícil comunicarse con todos a través de mensajería basada en Internet e intercambio de información durante un desastre. Muchas personas dependen del correo en papel o de organizaciones comunitarias, como iglesias, para recibir información importante. Durante los desastres, la necesidad de complementar las comunicaciones digitales y garantizar que estas formas de comunicación funcionen de manera eficaz se vuelve cada vez más crítica.

En la áreas sombreadas con servicios de banda ancha (arriba), múltiples proveedores de servicios de Internet tienden a agruparse alrededor de centros de infraestructura. En constraste, la falta de infraestructura en las zonas rurales deja a los residentes con pocas opciones de servicios. Sin competencia o con una competencia mínima entre los proveedores de servicios, los costos de Internet se pueden establecer a precios que son inasequibles para los hogares. En el condado rural de Robeson, Carolina del Norte, el 14,1% de los hogares no tienen acceso a banda ancha de alta velocidad. En la región puertorriqueña de Mayaguëz (región oeste), el 14,4% de los hogares carecen de acceso a banda ancha, mientras que esto aumenta a una mediana de 36,8% en la región de Humacao (región este), en gran parte debido a la infraestructura inexistente en los municipios insulares de Culebra y Vieques.

La figura anterior muestra tres formas diferentes en las que los hogares tienen limitaciones para obtener Internet de alta velocidad. En los Estados Unidos y Puerto Rico, aproximadamente 1 de cada 5 hogares no tienen servicio de banda ancha de alta velocidad auqnue sí es ofrecido en su área (“sin servicio de banda ancha”). La mayoría de los habitantes del territorio continental de Estados Unidos tienen una computadora en la casa; solo el 11% de todos los hogares de la parte continental de Estados Unidos no tienen una computadora, esto es un poco más alto (13%) para Carolina del Norte específicamente. Sin embargo, casi el 40% de los hogares en Puerto Rico no tiene computadora. Como resultado, y combinado con los costos relativamente altos de servicio, un número drásticamente menor de hogares puertorriqueños pagan por una suscripción a Internet (64% en comparación con el 15% de los estadounidenses continentales), incluso si el área está conectada por banda ancha.

 

Satisfacer las Necesidades Educativas de los Niños

La falta de acceso a la banda ancha afecta profundamente a los niños, maestros y comunidades. El acceso a la banda ancha también puede determinar la capacidad de una familia para asegurar la educación de sus hijos luego de la pandemia del COVID-19. La “brecha digital” fue un término acuñado hace dos décadas cuando se reconoció la brecha entre quienes tienen acceso a Internet y quienes no lo tienen como un factor importante para determinar su éxito y nivel de vida. [ii] La “brecha de las tareas” se refiere a la dificultad que viven estudiantes que no tienen un acceso constante y confiable a la banda ancha en el hogar a pesar de que es una expectativa para completar las tareas, una vulnerabilidad en particular para escolares rurales que COVID-19 ha exacerbado. De hecho, en marzo de 2020, cuando las escuelas cerraron oficialmente, 9 millones de estudiantes carecían de acceso a servicios de banda ancha o de la tecnología para utilizar ese acceso. [iii] COVID-19 ha transformado a la «brecha de las tareas» y la «brecha digital» en dos de los temas más relevantes en las conversaciones sobre educación, más conocida como como la «brecha COVID».

La falta de acceso a Internet en Estados Unidos generalmente se atribuye a uno o más de los siguientes cuatro obstáculos:

  1. Disponibilidad: el acceso a la banda ancha no está disponible para el 20% (una quinta parte) de los estadounidenses, ya sea por la falta de infraestructura o la transmisión del servicio por parte de proveedores de servicios de internet.
  2. Costos: los costos del servicio pueden ser prohibitivos en comunidades históricamente desfavorecidas y áreas rurales, donde los ingresos son generalmente más bajos que en áreas urbanas.
  3. Dispositivos: la disponibilidad de dispositivos compatibles con Internet y aptos para el uso de escolares es a menudo un privilegio en áreas de bajos ingresos, y no un bien que todos tienen a su disposición.
  4. Conocimiento: el conocimiento de cómo usar los aparatos y cómo acceder a servicios y programas asequibles puede ser poco claro, especialmente para las poblaciones marginadas por las barreras del idioma, alfabetización o alfabetización técnica.

La legislación pendiente como seguimiento de la Ley Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security (CARES) ha intentado abordar la «brecha de las tareas». Las posibles soluciones incluyen proporcionar fondos para que las bibliotecas públicas y las escuelas compren hotspots y dispositivos electrónicos para conectar a sus comunidades, como está propuesto en la Ley HEROES. Las familias de bajos ingresos también recibirían $50 por mes específicamente para cubrir la cuenta del internet. [iv] Desafortunadamente, hasta la fecha no se han puesto a disposición suficientes recursos. Si bien la Ley CARES asignó $100 millones para el Programa Piloto de Reconexión, que tiene como objetivo entregar subvenciones para acceder a banda ancha en zonas rurales del país, no proporcionó suficientes fondos para cubrir las necesidades de todos los hogares que lo necesitan. [v] Algunos estados han usado su parte del Coronavirus Releif Fund (CRF) de $150 mil millones para aumentar el acceso a banda ancha para escolares, con efectos mixtos. [vi] Las disposiciones de ayuda aprobadas en diciembre de 2020 (Ley Pública No: 116-260) agregaron $7 mil millones en iniciativas de banda ancha, y $59 mil millones para subsidios de educación que son en parte aplicables a la banda ancha, pero las comunidades rurales y tribales siguen sin recibir suficientes recursos. [vii] Se necesitan políticas y programas adicionales para ayudar a resolver estas deficiencias de infraestructura, particularmente en un momento en el que muchas familias permanecen desconectadas, aleándolas de la igualdad de oportunidades para continuar su educación y acceder a información crítica.

Recomendaciones 

  • Promover y financiar la banda ancha como un servicio público para brindar a todos los estudiantes la misma oportunidad de educación en-línea durante la pandemia de coronavirus, independientemente de su situación socioeconómica o geográfica.
  • Desarrollar y expandir programas que amplíen el alcance de las iniciativas de acceso de banda ancha para abordar los cuatro modos de desigualdad: (1) acceso a la red y banda ancha, (2) costos de servicio, (3) acceso a dispositivos tecnológicos, (4) capacitación para uso de dispositivos tecnológicos en varios idiomas.

 

____

[i] Instituto del Desarrollo de la Juventud. (2018, December). Impact of Hurricane Maria on Puerto Rico’s Children. Retrieved from https://parsefiles.back4app.com/NnOrAmAotAZqACgSOms8WkAwkOIqpZ6VWjoFVKeJ/e7cb314c136dca44c72d8570b9afb3f4_20511.pdf.

[ii] National Telecommunications and Information Administration. (1999). Falling through the net: defining the digital divide. U.S. Department of Commerce. Retrieved from https://www.ntia.doc.gov/legacy/ntiahome/fttn99/contents.html.

[iii] Chandra, S., Chang, A., Day, L., Fazlullah, A., Liu, J., McBride, L., Mudalige, T., & Weiss, D. (2020). Closing the K-12 Digital Divide in the Age of Distance Learning. San Francisco, CA: Common Sense Media. Boston, Massachusetts, Boston Consulting Group. Retrieved from https://www.commonsensemedia.org/sites/default/files/uploads/pdfs/common_sense_media_report_final_7_1_3pm_web.pdf.

[iv] The Heroes Act H.R. 6800 ,116th Congress (2019-2020). https://www.congress.gov/bill/116th-congress/house-bill/6800.

[v] CARES Act S.3548, 116th Congress (2019-2020). https://www.congress.gov/bill/116th-congress/senate-bill/3548.

[vi] Pew Trusts. (2020, November 16). States Tap Federal CARES Act to Expand Broadband. Retrieved from https://www.pewtrusts.org/en/research-and-analysis/issue-briefs/2020/11/states-tap-federal-cares-act-to-expand-broadband.

[vii] House Committee on Appropriations (2021, January). H.R.133 Division-by-Division Summary of COVID-19 Relief Provisions. United States House of Representatives. Retrieved from https://appropriations.house.gov/sites/democrats.appropriations.house.gov/files/Summary%20of%20H.R.%20133%20Coronavirus%20Relief%20Provisions.pdf

 

Actualizado por última vez: 24 de enero, 2021

 

‹‹ Atrás Próximo ››