Subscribe Now

Trending News

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y POBREZA

Introducción | Cuidado Infantil en Desastres | Banda Ancha en la Educación | Salud Mental y Bienestar | Refugios de Emergencia y Seguridad de Viviendas | Seguridad Alimentaria y Pobreza | Resumen

Seguridad Alimentaria y Pobreza: Resumen Ejecutivo 

En las comunidades afectadas por desastres, la inseguridad alimentaria y la pobreza preexistentes presentan desafíos sustanciales para construir comunidades más resilientes. Las políticas de seguridad alimentaria suelen ser demasiado restrictivas y los programas alimentarios de emergencia con frecuencia terminan antes de que las familias en situación de pobreza hayan recuperado el equilibrio después de los desastres. Los niños que dependen de los programas de alimentación escolar pueden pasar días sin comer en un momento en que los desastres eliminan, alteran o tensionan estas redes de seguridad vitales. Si bien los problemas más importantes de la pobreza generacional no se pueden resolver solo a través de la seguridad alimentaria, hacer hincapié en la seguridad alimentaria durante toda la duración de la recuperación del desastre proporciona un enorme alivio a los niños y las familias en situación de pobreza, y puede ayudar a reducir los nuevos casos de pobreza posterior al desastre.

La inseguridad alimentaria es la disponibilidad limitada o incierta de alimentos nutricionalmente adecuados y sanos, o la capacidad limitada o incierta para adquirir alimentos adecuados en formas socialmente adecuadas. – USDA

 ¿Qué dicen las comunidades? 

Desplácese hacia la izquierda o derecha sobre la figura más abajo para ver lo que dicen las comunidades en Estados Unidos sobre seguridad alimentaria y pobreza.

Enfoque en: Niños en la Pobreza en Puerto Rico y Carolina del Norte

La inseguridad alimentaria y la pobreza están entrelazadas y los efectos compuestos son especialmente graves para los niños. En el mismo sentido, cuando se aborda la seguridad alimentaria, a menudo también se observan reducciones de la pobreza. En Carolina del Norte, por ejemplo, 175.000 personas, incluidos 81.000 niños, salieron de la pobreza mediante el aumento de la seguridad alimentaria a través del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, también conocido como FNS o cupones de alimentos). El beneficio también se extiende a la comunidad en general, ya que cada año más de $ 2 mil millones ingresan a la economía de Carolina del Norte cuando miles de establecimientos participan en programas de cupones para alimentos. [i]

En todo Estados Unidos, las tendencias muestran que donde existe adultos que sufren de inseguridad alimentaria, un mayor número de niños también sufren de ésta. En Carolina del Norte, el 19% de los adultos y el 26% de los niños sufren de inseguridad alimentaria.[ii] Estas cifras son aún más altas en áreas económicamente desfavorecidas como el condado de Robeson, donde el 34% de los niños viven en hogares sin comidas confiables y el 70% de los niños viven en pobreza.[iii] En Puerto Rico, el 60% de los niños viven en la pobreza [iv] y una muestra de casi 100,000 escolares encontró que más del 32% a menudo experimentaba escasez de alimentos o agua. [v]

Los desastres agravan aún más estos problemas que enfrentan familias y niños. En los primeros meses de la pandemia de coronavirus y tras el cierre de las escuelas, los habitantes de Carolina del Norte sabían que serían necesarias medidas inmediatas para seguir alimentando al 53% de los niños en edad escolar que dependen de los programas de almuerzos escolares. Las escuelas públicas pasaron rápidamente del Programa Nacional de Almuerzos Escolares (NSLP) al Programa de Servicio de Alimentos de Verano para ganar flexibilidad en cómo y dónde se preparan y sirven los almuerzos. En dos meses, el personal de la cafetería y los conductores de autobuses se coordinaron para suministrar más de 18 millones de comidas a los niños con inseguridad alimentaria. Los planes de distribución son una gran pieza del rompecabezas en Carolina del Norte; sin la capacidad de realizar entregas, se estima que el 75% de las comidas no llegarían a los destinatarios.[vi] La seguridad alimentaria en el condado de Robeson también cuenta con la ayuda de muchos recursos no gubernamentales que ayudan a apoyar las necesidades alimentarias de las familias locales, tales como la tribu Lumbee, la iglesia y el centro comunitario del condado de Robeson, United Way del condado de Robeson, Communities in Schools del Backpack Program del condado de Robeson, bancos de alimentos y socios de la industria local.

Después del huracán María en Puerto Rico, el Banco de Alimentos de Puerto Rico experimentó un aumento del 60% en la cantidad de personas que buscaban asistencia alimentaria y el 20% de los beneficiarios de la ayuda alimentaria se inscribieron en los beneficios por primera vez. [vii] Mientras que el 43% de la población puertorriqueña sufre inseguridad alimentaria, la clase media baja sufre un 50% de inseguridad alimentaria y una cuarta parte de la clase media baja no podía pagar ninguna comida para los niños. [viii] Se describió a los beneficiarios de la ayuda como a menudo de clase media, jefes de hogar que trabajan que no tenían suficiente dinero para comprar alimentos durante todo un mes. [ix] Esta descripción está respaldada por datos de varios estudios que muestran que incluso las familias trabajadoras promedio en Puerto Rico y Carolina del Norte tienen un mayor riesgo de inseguridad alimentaria (ver infografía).

La seguridad alimentaria después de los desastres en Puerto Rico es más problemática que en el continente, debido principalmente a las restricciones federales impuestas al programa de cupones para alimentos de la isla, Programa de Asistencia Nutricional (PAN o NAP por su sigla en inglés). Comparado con SNAP en el continente, el PAN no tiene un mecanismo automático para proporcionar beneficios en desastres. La consecuencia de esto es que pasaron 6 meses después del huracán María para que la asistencia nutricional para desastres aprobada por el gobierno federal llegara a la isla. En comparación, las Islas Vírgenes (que participan en SNAP) pudieron brindar asistencia alimentaria dentro de los 47 días posteriores al huracán María. Aunque SNAP es un programa para todos los hogares bajo la línea de pobreza, PAN es más restrictivo y solo atiende a los niveles más bajos de ingresos, sin embargo, los beneficios máximos en PAN suelen ser aproximadamente un 20% más bajos que en SNAP. [x]

La familia trabajadora promedio en Carolina del Norte tiene que presupuestar un 50% más para alimentos que el hogar estadounidense promedio. La familia trabajadora promedio en Puerto Rico tiene que presupuestar 2.6 veces más del ingreso familiar mensual para alimentos. Condiciones como estas aumentan la probabilidad de inseguridad alimentaria, especialemente en casos de desastres.

Click «play» on the interactive graphic below to see how the pandemic has affected food sufficiency for Americans. Note – A methodological change in data collection between weeks 12 and 13 resulted in increased standardized error affecting the «no answer» survey responses. For more information please refer to the Phase 2 Household Pulse Survey documentation notes here.

 

Satisfacer las necesidades de los niños hambrientos y empobrecidos de Estados Unidos 

La cara del hambre en Estados Unidos está cambiando. Las ideas anticuadas de pobreza y hambre evocan imágenes de los indigentes y los sin hogar. En cambio, las tendencias recientes en todo Estados Unidos muestran que los trabajadores pobres y la clase media-baja vulnerable están en el centro de los problemas de inseguridad alimentaria. Al comienzo de la pandemia de coronavirus, el 64% de los adultos estadounidenses de ingresos bajos y bajos moderados tenían inseguridad alimentaria marginal o total. La pandemia de coronavirus ha puesto de relieve las disparidades existentes entre los grupos socioeconómicos y raciales a medida que sigue afectando desproporcionadamente a las familias trabajadoras, de bajos ingresos e inseguras alimentarias. [xi]

Sin embargo, muchos de los programas de ayuda alimentaria en Estados Unidos, que han demostrado aliviar la pobreza y proporcionar beneficios económicos, se ven obstaculizados por restricciones que impiden a las familias lograr estabilidad a largo plazo. Los trabajadores pobres no pueden permitirse el lujo de esperar en la fila para recoger alimentos o comidas cuando a menudo trabajan largas horas y carecen de seguridad laboral. De manera similar, muchas familias estadounidenses de clase media sin acceso confiable al transporte pueden no ser capaces de llegar a los puntos de distribución de ayuda, especialmente durante los desastres. Como tal, los programas de seguridad alimentaria deben tener en cuenta las restricciones de estilo de vida inducidas por vivir en la pobreza y reducir las barreras para obtener beneficios.

La inseguridad alimentaria y la pobreza son especialmente peligrosas para los niños porque impiden el desarrollo cerebral saludable y crean resultados negativos a lo largo de la vida del niño, incluyendo una mayor exposición a la violencia, el hambre, los padres o los miembros de la familia en el sistema de justicia, el abandono y el abuso. [xii] [xiii]

El Grupo de Trabajo del Congreso sobre el Crecimiento Económico en Puerto Rico ha recomendado una extensión del Crédito Tributario por Hijos (CTC) durante la pandemia COVID-19 y otros desastres, específicamente para ayudar a las familias de bajos y moderados ingresos a estabilizar el acceso a los alimentos para los niños. El Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria para Desastres (D-SNAP) es un programa a corto plazo que atiende a los beneficiarios sólo un mes después de una declaración de desastre. [xvii] Dado que muchos desastres pueden requerir cinco o más años para una recuperación comunitaria completa, los programas de seguridad alimentaria deben estar diseñados para apoyar a las familias en un puente hacia la recuperación durante mucho más de un mes. El Programa de Asistencia Nutricional (PAN) en Puerto Rico se ve aún más obstaculizado crónicamente en la prestación de ayuda en casos de desastre debido a las restricciones y recortes establecidos en la Ley Omnibus de Reconciliación Presupuestaria de 1981, que no se aplican a los programas de asistencia en el continente. A pesar de las limitaciones obvias, NAP es el programa de seguridad alimentaria más popular en Puerto Rico, con el 57% de las familias de los niños que dependen de él para al menos algunas comidas. Este programa expiró en 2019 y fue reautorizado en marzo de 2020 con $200 millones durante la pandemia. [xiv] Otros programas autorizados para aliviar la pobreza y el hambre son los $8.8 mil millones a través de los Programas nacionales de Nutrición Infantil, y $500 millones para Mujeres, Infantes y Niños (WIC). [xv]

El programa de Transferencia Electrónica de Beneficios (P-EBT) durante la pandemia fue establecido en la Ley de Coronavirus de Familias Primero y se pretende como un suplemento a SNAP para ayudar con el hambre infantil exacerbada por el cierre de escuelas. [xvi] Esto ayuda a aliviar algunas de las restricciones planteadas por el Programa Nacional de Almuerzos Escolares (NSLP) original y debe ser considerado para el apoyo a largo plazo a medida que la pandemia continúa creando dificultades económicas para las familias de todo Estados Unidos.

En diciembre de 2020, el alivio adicional para el coronavirus (incluido en la Ley Pública No: 116-260) proporcionó un total adicional de $1,27 mil millones en programas de ayuda alimentaria de emergencia y nutrición que benefician a los niños. Específicamente, los programas de nutrición como Meals on Wheels para niños recibieron $180 millones adicionales, otros $614 millones se asignaron a PAN para Puerto Rico y Samoa Americana, y $400 millones se proporcionaron al Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia (TEFAP). Los beneficios de SNAP también se incrementaron en un 15% por mes, se extendieron a los estudiantes universitarios y se asignaron $50 millones adicionales para un programa de compras en línea. [xviii]

Recomendaciones

  • Prolongar la duración de los programas de seguridad alimentaria de emergencia para que persistan más allá de la respuesta a desastres en el corto plazo es decir, durante todo el período de recuperación de desastres, para así garantizar la estabilidad de los niños y las familias.
  • Dar prioridad a los programas de seguridad alimentaria en las regiones propensas a desastres para impedir el aumento de la pobreza después de un desastre.
  • Tener en cuenta las diferencias en estilos de vida al diseñar programas de seguridad alimentaria para las familias en situación de pobreza: reducir los tiempos de espera, las largas filas y otras barreras para la participación de los trabajadores en situación de pobreza.

 

____

[i] North Carolina Justice Center. Hunger in N.C. Retrieved from https://www.ncjustice.org/projects/budget-and-tax-center/hunger/.

[ii] Berner, M., Vazquez, A., & McDougall, M. (2016, March). Documenting Poverty in North Carolina. University of North Carolina at Chapel Hill School of Government. Retrieved from https://www.sog.unc.edu/sites/www.sog.unc.edu/files/reports/2016-03-31%2020151227%20Documenting%20Poverty%202016-final.pdf.

[iii] Southeastern University Consortium for Food Security and Health. Food Insecurity Statistics in NC. Retrieved from https://hunger-research.sog.unc.edu/datatable/hunger_data.

[iv] Social Explorer, & U.S. Census Bureau. (2017). Social Explorer Tables: ACS 2017 (5-Year Estimates). Retrieved from https://www.socialexplorer.com/data/ACS2017_5yr/metadata/?ds=SE.

[v] Orengo-Aguayo, R., Stewart, R., de Arellano, M., Suárez-Kindy, J., & Young, J. (2019). Disaster Exposure and Mental Health Among Puerto Rican Youths After Hurricane Maria. JAMA Network Open, 2(4). doi: 10.1001/jamanetworkopen.2019.2619

[vi] Childress, G. (2020). NC’s already dire childhood hunger problem has gotten a lot worse. NC Policy Watch. Retrieved from http://www.ncpolicywatch.com/2020/05/22/ncs-already-dire-childhood-hunger-problem-has-gotten-a-lot-worse/.

[vii] Save the Children, Massachusetts United Fund, & Fundacion Angel Ramos. (2018). The Impact of Hurricane Maria on Children in Puerto Rico. Retrieved from https://issuu.com/coleccionpuertorriquena/docs/instituto_juventud.

[viii] Instituto del Desarrollo de la Juventud. (2018, December). Impact of Hurricane Maria on Puerto Rico’s Children. Retrieved from https://parsefiles.back4app.com/NnOrAmAotAZqACgSOms8WkAwkOIqpZ6VWjoFVKeJ/e7cb314c136dca44c72d8570b9afb3f4_20511.pdf.

[ix] Instituto Caribeño de Derechos Humanos. (2017). Justicia Ambiental, Desigualdad y Pobreza en Puerto Rico. Retrieved from https://noticiasmicrojuris.files.wordpress.com/2018/05/final-informe-cidh-audiencia-pr-dic-2017.pdf.

[x] Keith-Jennings, B., & Wolkomir, E. (2020). How Does Household Food Assistance in Puerto Rico Compare to the Rest of the United States?. Center on Budget and Policy Priorities. Retrieved from https://www.cbpp.org/research/food-assistance/how-does-household-food-assistance-in-puerto-rico-compare-to-the-rest-of.

[xi] Wolfson, J. A., & Leung, C. W. (2020). Food Insecurity and COVID-19: Disparities in Early Effects for US Adults. Nutrients, 12(6), 1648. https://doi.org/10.3390/nu12061648

[xii] Tucker, W. (2019). Child Poverty in North Carolina: The Scope of the Problem [Blog]. Retrieved from https://ncchild.org/child-poverty-scope/.

[xiii] Sciamanna, J. (2020). Child Poverty in Puerto Rico. Retrieved from https://www.cwla.org/child-poverty-in-puerto-rico/.

[xiv] The Youth Development Institute of Puerto Rico. (2020). Ensuring the Success and Wellbeing of the «Maria Generation»: A Public Policy Guide. Retrieved from https://parsefiles.back4app.com/NnOrAmAotAZqACgSOms8WkAwkOIqpZ6VWjoFVKeJ/721dc9e186c743dce3068183e37038f1_45897.pdf.

[xv] Schlegelmilch, J., Rivera, A., Samur, A., Sury, J., Delgado, Y., Stewart, A., & White, Z. (2020). Children of Puerto Rico and COVID-19 Webinar Proceedings. In Children of Puerto Rico and COVID-19 – At the Crossroads of Poverty and Disaster. New York, NY: National Center for Disaster Preparedness. Retrieved from https://rcrctoolbox.org/wp-content/uploads/2020/07/COVID-19-PR-Webinar-Proceedings_EN_07302020.pdf.

[xvi] US Department of Agriculture. (2020). What is Electronic Benefits Transfer (EBT)?. Retrieved from https://www.fns.usda.gov/snap/ebt.

[xvii] New York State Office of Temporary and Disability Assistance. (2019). 2019-2020 Disaster SNAP Program. Retrieved from  https://otda.ny.gov/resources/NY-DSNAP-Plan.pdf

[xviii] House Committee on Appropriations (2021, January). H.R.133 Division-by-Division Summary of COVID-19 Relief Provisions. United States House of Representatives. Retrieved from https://appropriations.house.gov/sites/democrats.appropriations.house.gov/files/Summary%20of%20H.R.%20133%20Coronavirus%20Relief%20Provisions.pdf

 

Actualizado por última vez: 25 de enero, 2021

 

‹‹ Atrás Próximo ››